Este sitio web tiene ciertas restriucciones de navegación. Le recomendamos utilizar buscadores como: Edge, Chrome, Safari o Firefox.

ENVÍO GRATIS EN ALEMANIA A PARTIR DE 40€

FABRICADO EN ALEMANIA

GARANTIERTE LIEFERUNG BIS WEIHNACHTEN

100% GELD ZURÜCK GARANTIE

¿Por qué son tan importantes las vitaminas y las proteínas cuando se intenta tener hijos?

Embarazar es más fácil para nuestro cuerpo cuanto más sano está. Una dieta sana y ejercicio moderado, así como un peso normal son, por tanto, fundamentales si se quiere tener hijos. Esto aumenta las posibilidades de embarazo y le da al bebé un comienzo saludable en la vida. Pero incluso antes del embarazo, muchas mujeres sufren de falta de ácido fólico, hierro, zinc, selenio y otros nutrientes.

Si las mujeres han tomado anticonceptivos hormonales, también aumenta la probabilidad de una deficiencia de nutrientes, especialmente con las vitaminas E y C, ya que estas, al ser antioxidantes, regulan el estrés causado por la píldora. El aumento de la necesidad suele ser difícil de cubrir a través de la dieta, por lo que tiene sentido tomar complementos alimenticios, previa consulta con el médico. MamiGut ofrece una forma simple y sabrosa de ayudar al cuerpo a recargar las baterías para el embarazo.

Ácido fólico y yodo: Aunque no mejoran la fertilidad directamente, son muy importantes para la madre y el bebé desde el primer día del embarazo. De esta forma se pueden prevenir malformaciones en el niño. Sin embargo, las cantidades de ingesta diaria recomendada a menudo no pueden cubrirse con la dieta y también lleva algún tiempo corregir una posible deficiencia. Hable con su médico y aclare una deficiencia a tiempo.

Hierro: un balance equilibrado de hierro también es importante al prepararse para el embarazo. Es importante para la formación de glóbulos rojos y se requiere para el transporte de oxígeno en la sangre. Durante el embarazo, el niño también debe recibir hierro. El útero agrandado y la placenta también necesitan hierro. Por lo tanto, la deficiencia de hierro ocurre rápidamente durante el embarazo. El hierro puede ser aportado al organismo en particular a través de las carnes rojas y las legumbres. Si esto no es suficiente, tiene sentido tomar suplementos de hierro.

Calcio: dado que el calcio puede promover la ovulación, una ingesta adecuada tiene sentido incluso si planea tener hijos.

Vitamina B6 y B12: la falta de vitamina B6 y B12 puede provocar problemas para concebir. Puede producirse una deficiencia de vitamina B6, especialmente si ha tomado anticonceptivos hormonales con anterioridad. Las vitaminas abundan en los alimentos de origen animal y vegetal, como la carne, los cereales, las bananas o la levadura.

Ácidos grasos omega-3: promueven el desarrollo de las células fetales, los ojos y el cerebro.Vitamina E: promueve la implantación del óvulo en el útero

Selenio: un eliminador de radicales que neutraliza las toxinas (p. ej., inflamación, alcohol) en el cuerpo.

Coenzima Q10: la molécula liposoluble coenzima Q10 es un antioxidante vital que, entre otras cosas, protege las células de los radicales libres de oxígeno y fortalece las mitocondrias del cuerpo humano (nuestras "plantas de energía celular" internas). Tomar coenzima Q10 puede mejorar la mala calidad del óvulo y aumentar la cantidad de óvulos fertilizables (Bentov et al. 2010, Xu Y et al. 2018). También puede aumentar las posibilidades de implantación del óvulo en el revestimiento uterino. mejorar y fortalecer el sistema inmunológico.

Proteínas: Para quedar embarazada, el cuerpo necesita un suministro adecuado de proteínas. Aquí, los estudios han demostrado que la fertilidad aumenta cuando al menos 2/3 de las proteínas provienen de fuentes vegetales. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3066040/

Investigaciones recientes han demostrado que la baja ingesta de proteínas relacionada con la concepción puede tener un impacto negativo en el desarrollo embrionario, lo que lleva a un crecimiento embrionario más lento o detenido.

En sus primeras etapas de desarrollo, el embrión requiere mucha energía celular, que es suministrada por las mitocondrias (la "central eléctrica" ​​de la célula). En el período posterior a la fertilización del óvulo, pero antes de que se implante en el útero pared, el embrión es extremadamente vulnerable al suministro de nutrientes. Los estudios muestran peores resultados en la supervivencia del embrión cuando la función mitocondrial está comprometida.

Una dieta baja en proteínas se ha relacionado con una cantidad significativamente menor de mitocondrias alrededor del núcleo de la célula (el "centro de comando" que contiene el ADN). Tanto las dietas bajas en proteínas como las excesivamente altas en proteínas se han relacionado con un número reducido de células en el embrión en etapa de blastocisto (la misma etapa en la que se extraen los embriones y se congelan para los procedimientos de FIV). Incluso hay algunos estudios que indican que una deficiencia de proteínas antes de la implantación (concepción) también afecta la salud futura de los niños después del nacimiento.

Las recomendaciones actuales estimadas para la ingesta diaria de proteínas durante el embarazo oscilan entre 1,22 y 1,52 g/kg de peso corporal (antes del embarazo) por día, y se requieren ingestas más altas en el tercer trimestre o en mujeres con altos niveles de actividad física. En promedio, esto equivale a alrededor de 80-110 g de proteína por día. Esto está respaldado por otros estudios que muestran que las mujeres que consumieron 100 g de proteína de calidad por día tuvieron los mejores resultados de embarazo (bebés que nacieron con un peso saludable).

Por lo tanto, una dieta balanceada es esencial para un embarazo exitoso.

Referencias:

  1. Chango A y Pogribny IP. Considerando moduladores de la dieta materna para la regulación epigenética y la programación del epigenoma fetal. nutrientes 2015 abril; 7(4): 2748-70
  2. Arenque CM, et al. Impactos de la ingesta de proteínas dietéticas maternas en la supervivencia, el crecimiento y el desarrollo fetal. Exp Biol Med (Maywood). 2018 marzo; 243(6): 525-33
  3. Arciero PJ, et al. La restricción calórica estimulada por proteínas mejora la composición corporal de manera similar en hombres y mujeres obesos durante la pérdida de peso y mantiene la eficacia durante el mantenimiento del peso a largo plazo. nutrientes 30 de julio de 2016; 8(8): pi: E476
  4. Mitchell M, et al. Disfunción metabólica y mitocondrial en embriones de ratón tempranos después de la intervención de proteínas en la dieta materna. Biol Reprod. 2009 abril; 80(4): 622-30
  5. Fleming TP, Eckert JJ, Denisenko O. El papel de la nutrición materna durante el período periconcepcional y su efecto en el fenotipo de la descendencia. Adv Exp Med Biol. 2017; 1014: 87-105
  6. Wu G, et al. Nutrición materna y desarrollo fetal. J Nutr. 2004 septiembre; 134(9): 2169-72
  7. Stephens TV, et al. Los requerimientos de proteínas de las mujeres embarazadas sanas durante la gestación temprana y tardía son más altos que las recomendaciones actuales. J Nutr. 2015; 145(1): 73-8

.

Deje un comentario

Tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de su publicación.